¿ Un contrato fijo discontinuo, en qué consiste?

Kimberlein Ríos
Actualizado el 21 de abril de 2024

Como bien sabemos en nuestra normativa laboral existen diversos tipos de contrato de trabajo y entre ellos, encontramos el contrato fijo discontinuo. Este contrato es una modalidad del contrato indefinido, por lo que a un trabajador fijo discontinuo se le aplicarán, por lo general, las mismas condiciones que a un trabajador indefinido. El principal objetivo de este contrato tras la reforma laboral de 2022, fue limitar el uso de contratos temporales por parte de empresas y empresarios.

Entonces…¿Qué es un contrato fijo discontinuo? ¿Cuáles son sus características principales? En el artículo de hoy explicamos, a los empresarios y a los responsables de RRHH, en qué consiste el contrato fijo discontinuo. 

¿Qué es un contrato fijo discontinuo?

El contrato fijo discontinuo es un contrato laboral que se regula en el artículo 16 del Estatuto de los Trabajadores, por el cual se establece que: “El contrato por tiempo indefinido fijo-discontinuo se concertará para la realización de trabajos de naturaleza estacional o vinculados a actividades productivas de temporada, o para el desarrollo de aquellos que no tengan dicha naturaleza pero que, siendo de prestación intermitente, tengan periodos de ejecución ciertos, determinados o indeterminados.”

Por tanto, ¿Cómo es el contrato fijo discontinuo? A grosso modo, podemos exponer que el contrato fijo discontinuo es un contrato de trabajo indefinido pero con algunos matices. Tal y como hemos dicho anteriormente, los contratos fijos discontinuos nacieron después de la reforma laboral y se estableció unas características, entre las cuales destacamos las siguientes:

  • Se realiza para actividades estacionales, de temporada o que duren periodos de tiempo cortos o sean determinados. Como por ejemplo, los camareros durante las épocas vacacionales, ya sea Semana Santa o verano.

  • También para la prestación de servicios en el marco de la ejecución de contratas mercantiles o administrativas que, siendo previsibles, formen parte de la actividad ordinaria de la empresa.

  • Se tiene que formalizar por escrito, reflejando los elementos esenciales de la actividad laboral, como la duración del periodo de actividad y la jornada y su distribución horaria.

Se le llama contrato de trabajo fijo discontinuo precisamente por estas razones, porque, sin dejar de ser un contrato de trabajo indefinido y por lo tanto, el contrato fijo discontinuo goza de los mismos derechos que aquellos contrato fijos, simplemente difiere que su actividad no es continuada en el tiempo, sino que es intermitente.

Otras cosas que hay que saber sobre el contrato fijo discontinuo son: 

  • El convenio colectivo, justificando las necesidades del sector, podrá acordar la celebración a tiempo parcial de los contratos fijos discontinuos.

  • Mediante convenio colectivo o, en su defecto, acuerdo de empresa, se establecerán los criterios objetivos y formales por los que debe regirse el llamamiento de las personas fijas-discontinuas (siempre por escrito u otro medio que deje constancia). 

  • La empresa deberá trasladar a la representación legal de las personas trabajadoras, con la suficiente antelación, al inicio de cada año natural, un calendario con las previsiones de llamamiento anual, o, en su caso, semestral, así como los datos de las altas efectivas de las personas fijas discontinuas una vez se produzcan.

Si esto no se cumple y no se produce el llamamiento, las personas fijas discontinuas podrán ejercer las acciones que procedan, iniciándose el plazo de 20 días para ello desde el momento de la falta del llamamiento o desde el momento en que la conociesen. Es más, en caso de incumplir con el llamamiento, el despido se puede considerar como improcedente, con su correspondiente indemnización por despido improcedente.

🚨 Recuerda qué...

El trabajador con un contrato fijo discontinuo solo trabaja al año durante un periodo de tiempo determinado. El tiempo que no trabaja, su relación laboral queda suspendida. 

¿Qué entendemos por llamamiento? 

Una de las obligaciones a tener en cuenta inherentes al contrato fijo-discontinuo es el llamamiento. Este se deberá realizar por escrito, o mediante algún medio que permita dejar constancia de la notificación, indicando de forma precisa las condiciones de la incorporación del trabajador, con la antelación adecuada. Lo más común es notificarlo a través de carta por burofax o correo electrónico, aunque la empresa será la responsable de definir el medio establecido.

La empresa trasladará a la representación de los trabajadores al inicio de cada año natural el calendario con la previsión de llamamiento anual o semestral, así como los datos de las altas efectivas cuando se produzcan. En supuestos de contratas, subcontratas y concesiones administrativas, los periodos de inactividad sólo podrán producirse como plazos de espera de recolocación entre subcontrataciones. 

🚨 Recuerda qué…

Si el trabajador no acude al llamamiento, entonces se considera una baja voluntaria, finalizando la relación laboral y produciendo la extinción del contrato de trabajo. Incluso esa reiteración de faltas injustificadas podría suponer causa de despido disciplinario

Por ejemplo, en PayFit no enviaremos ninguna comunicación al empleado, ni realizaremos el llamamiento de los afectados. Sin embargo, nos encargaremos de realizar los trámites correspondientes en Seguridad Social y en el SEPE, pero nunca de la comunicación al empleado. Por ende, el plazo legalmente establecido para realizar el llamamiento a los trabajadores fijos discontinuos se prevé en el convenio colectivo. En su defecto, se establece que debe preavisar con una "antelación razonable", entendiéndose como tal entre 5 y 2 días.

¿En un contrato fijo discontinuo, cuáles son sus ventajas e inconvenientes?

Como cualquier tipo de contrato, encontramos ventajas y desventajas tanto para el empresario como para el trabajador. Por un lado, está modalidad de contrato ofrece una serie de ventajas para la empresa como acceso a bonificaciones y reducciones en la contratación; además esto se traduce en ganar una estabilidad en la plantilla por que sabes que tienes a tus empleados y al mismo tiempo, tener a los mismos empleados ahorra a la empresa el tiempo en la formación de nuevos empleados. Y en ese mismo sentido, si tu empresa durante una temporada durante el año disminuye el volumen de actividad, puedes disponer de flexibilidad a la hora de adaptar el personal

Pero…¿Y qué ventajas tiene desde el punto de vista del trabajador? Pues bien, aunque sea intermitente, este tipo de contrato ofrece los mismos derechos que un contrato indefinido. Además, el trabajador trabaja únicamente durante un período determinado pero el contrato de trabajo se mantiene. Durante el período de tiempo que el empleado no trabaja, cobrará la prestación por desempleo

Aunque pueden sonar beneficios más bien genéricos, tenemos que tener en cuenta que el contrato fijo discontinuo presenta unas desventajas tales como: 

INCONVENIENTES
Jornada laboral a tiempo completo o jornada parcial en función de lo que quede establecido en el convenio.
Inactividad durante un cierto periodo de tiempo en el que no se cobra salario.
Cobro de la prestación por desempleo solo en caso de que se haya cotizado el mínimo exigido.
Uso abusivo de esta figura y comisión de fraude de ley.

¿Y cómo es el contrato fijo discontinuo en 2024?

¿Cómo son los contratos fijos discontinuos tras la reforma laboral? Los derechos de los trabajadores fijos discontinuos se equiparan a los derechos de los trabajadores indefinidos. 

Uno de estos derechos es el relativo a la indemnización por despido, que varía en función del tipo de despido. Antes de la reforma, los trabajadores fijos discontinuos eran llamados a trabajar según lo previsto en el convenio, que normalmente era la antigüedad en la empresa. En el nuevo contrato fijo discontinuo, se les llama en función de lo establecido en el convenio, que pueden ser otros factores. 

💡 ¿Sabías qué?

El contrato fijo discontinuo no tiene una duración máxima. Es decir, no existe un mínimo ni máximo de días de contratación, salvo que se establezca otra cosa en el convenio. Por ende, el trabajador siempre formará parte de la plantilla fija de la empresa.

¿El trabajador puede trabajar en otra empresa si se está disfrutando de un contrato fijo-discontinuo?

Sí, el trabajador con un contrato fijo discontinuo puede trabajar para otras empresas, excepto que:

  • Se trate de un supuesto de concurrencia desleal. 

  • Haya firmado un pacto de exclusividad con la empresa para que la que presta servicios en condición de fijo discontinuo.

Entonces…¿Cuáles son esos supuestos de concurrencia desleal?  

  • La dedicación de actividades por cuenta ajena o propia de similar o igual naturaleza dirigidas a una potencial clientela común y ofreciendo productos equivalentes sin autorización del empresario. 

  • Uso de la experiencia profesional adquirida en beneficio propio en perjuicio de la empresa.

Por otro lado, dependiendo de lo que indique el convenio colectivo se tendrá o no que disfrutar de las vacaciones durante el periodo de trabajo. Si no se disfrutan, las vacaciones laborales se abonarán en el finiquito. 

¿Qué diferencia hay entre el contrato fijo discontinuo y el contrato temporal?

Es cierto que tanto en el contrato fijo discontinuo como en el contrato de trabajo temporal existe una necesidad temporal de contratación. Sin embargo, en el temporal esa necesidad es extraordinaria, es decir, no se tiene por qué repetir permanentemente todos los años sino que es eventual. Por el contrario, en el contrato fijo discontinuo siempre existe esa necesidad en determinados periodos del año.

Por ejemplo, una empresa textil puede necesitar contratar temporalmente a un trabajador para el mes de agosto en el año 2023 debido al gran volumen de ventas y, en 2024, no necesitar llevar a cabo esta contratación porque el volumen de ventas no es tan elevado. Dependerá de cada año o período en concreto.  

Sin embargo, un restaurante en una zona costera siempre tendrá una temporada alta (en verano), que generará esa necesidad cada año. 

Por otro lado, cuando finaliza un contrato temporal hay indemnización, mientras que en el contrato fijo discontinuo, cuando acaba el llamamiento no hay indemnización ya que la relación laboral no se extingue, se suspende.

¿Se cobra el desempleo teniendo un contrato fijo discontinuo?

¿Qué ingresos reciben estos trabajadores fijos discontinuos durante el periodo de tiempo que no trabajan? Pues bien, durante el periodo de inactividad no se cobra salario alguno ni se abonan las cotizaciones a la Seguridad Social.  Sin embargo, aunque el contrato es indefinido, se considera que se encuentran en situación de desempleo. Por lo que cobran la prestación por desempleo mientras dure la inactividad (en caso de cumplir con la cotización mínima exigida para ello). Al iniciar el periodo de trabajo, el cobro de esta prestación se detiene hasta que se recupere de nuevo la inactividad.  

Por otro lado, cuando finaliza el periodo de trabajo la relación laboral se suspende, no se extingue. De esta manera, en el contrato fijo discontinuo se recibe un finiquito (pero no una indemnización) por cada periodo de trabajo finalizado. No obstante, el convenio puede establecer una cuantía para cuando termina el llamamiento.

En resumen, los contratos fijos-discontinuos presentan un equilibrio entre la estabilidad laboral y la flexibilidad empresarial. Ofrecen a los trabajadores una base de empleo sólida al garantizar un vínculo indefinido con la empresa, mientras permiten a las compañías adaptarse a las variaciones estacionales de la demanda sin incurrir en gastos excesivos. Aunque pueden generar incertidumbre durante los periodos de inactividad laboral, estas modalidades contractuales representan una herramienta valiosa para sectores sujetos a fluctuaciones estacionales. La clave reside en una gestión adecuada por parte de empleadores y empleados, así como en políticas que promuevan la seguridad y la protección de los trabajadores en todas las fases de su empleo.

Al proporcionar herramientas para el seguimiento de horas trabajadas, la gestión de nóminas y la planificación de recursos, PayFit permite a las empresas optimizar la gestión de los contratos, asegurando una administración eficaz tanto para empleadores como para empleados. Además, la generación automatizada de documentos y la gestión de la comunicación con los trabajadores pueden contribuir a mejorar la transparencia y la confianza en el proceso, fortaleciendo así las relaciones laborales en el contexto de esta modalidad contractual específica.

¿Qué puede hacer PayFit por tu empresa con relación a la contratación de empleados?

1) Gestiona la contratación y los trámites administrativos 

  • Formaliza los contratos automáticamente adaptados al rol del nuevo empleado y las cláusulas contractuales que correspondan.

  • Establece las condiciones de trabajo, remuneraciones  y normas de aplicación a la relación laboral según el convenio colectivo aplicable.

  • Firma electrónica y envío automático del contrato, anexos, acuerdo de teletrabajo, nóminas, etc.


2) Automatiza las tareas de RRHH para la contratación de nuevos empleados

  • Digitaliza el onboarding y realiza reuniones de evaluación y seguimiento. 

  • Crea las nóminas de manera automatizada en función de los conceptos que se correspondan con cada contrato.

  • Cálculo automático de todos los conceptos en función de cada contrato de trabajo: ausencias y vacaciones, jornada, bajas laborales, horas extraordinarias, etc.

💻 ¿Quieres información más detallada? Consulta nuestras funcionalidades en la web o solicita una demostración gratuita para conocer en profundidad los servicios de PayFit para tu empresa. 

Digitaliza la contratación de tus nuevos empleados
Otros artículos según tus gustos

Reclutamiento interno: el futuro para la captación del talento

Leer el artículo

El Comité de empresa en 2024

Leer el artículo

El finiquito por despido, ¿en qué consiste?

Leer el artículo

¿Finiquito en la baja voluntaria?

Leer el artículo

Registro retributivo: qué es y preguntas frecuentes

Leer el artículo

Paga por enfermedad crónica, ¿cómo se calcula?

Leer el artículo