¿Es correcto hablar de liquidación laboral?

Luna Nogales
Actualizado el 04 de noviembre de 2022

¿Es correcto hablar de liquidación laboral? Hay que tener cuidado pues, aunque a veces se hable de liquidación laboral (de forma coloquial) realmente este concepto es incorrecto. Lo correcto es hablar de saldo y finiquito o finiquito y liquidación. 

El finiquito es el documento de liquidación que recibe el trabajador tras la  extinción del contrato de trabajo. Cuando llega este momento, es sumamente importante ajustarse a la legalidad para que el empleado no tome represalias.

En este post explicamos a los empresarios y departamentos de RRHH todos los detalles sobre la liquidación laboral. Además, podrás descargarte gratis nuestro modelo de preaviso de fin de contrato.

Liquidación laboral: ¿qué es?

¿Qué es la liquidación laboral en España? Para empezar, veremos en qué consiste una liquidación laboral. La liquidación laboral, cuya denominación correcta es finiquito y liquidación, son los devengos pendientes de pago hasta la fecha de la extinción contractual. La empresa tiene el deber de expedir este documento, pues cobrar la liquidación laboral es un derecho del trabajador. 

Cuando mencionemos a lo largo del artículo el concepto  de liquidación laboral hay que recordar que en realidad no es un término correcto. La forma correcta de llamarlo es finiquito y liquidación o saldo y finiquito.

Hay que recordar que el finiquito o liquidación laboral en España es una cuestión universal, es decir, abarca todas las profesiones y queda determinada por el Estatuto de los Trabajadores. 

Su función es servir como medio acreditativo. Es decir, con la liquidación laboral, el empresario demuestra que ha rescindido la relación profesional con el empleado y que ha abonado las cantidades que se adeudaban. 

La liquidación laboral es uno de los papeles de fin del contrato de trabajo.  

¿Cómo calcular una liquidación laboral?

Después de haber visto la liquidación laboral y qué es, es preciso analizar su contenido. Si no es correcta, el trabajador podría negarse a firmarla o argumentar que que no se han liquidado todos los haberes o que son incorrectos.

No es correcto hablar de carta de liquidación laboral, lo que se elabora es una carta de despido (puedes descargarte gratis nuestro modelo y adaptarlo a tu caso concreto) y se confecciona un recibo de saldo y finiquito

Los términos de “liquidación laboral” y “carta de liquidación laboral” son incorrectos.

Hay cuatro conceptos que deben aparecer en la liquidación laboral (siempre y cuando se den las situaciones correspondientes en cada caso):

  • Salario no percibido en el momento de la extinción del contrato de trabajo

  • Vacaciones devengadas y no disfrutadas.

  • Parte proporcional correspondiente de las pagas extraordinarias.

  • Indemnización por despido si la hubiera (sobre todo, en caso de despido por causas objetivas).

Como decíamos antes, no siempre se aplican estos cuatro puntos en la liquidación laboral. Por ejemplo, las pagas extraordinarias pueden haber sido prorrateadas, en cuyo caso no deben figurar en el cálculo. Por otro lado, se deben incluir las deudas que pueda mantener la empresa con el trabajador.

Más allá de lo anterior, hay que añadir un último punto en el pago de liquidación laboral. Este corresponde a los salarios pendientes de pago, que no siempre se tienen en cuenta. Para ilustrar esto, haremos un pequeño ejemplo de recibo de liquidación laboral:

Pongamos que una empresa de calefacción tiene un periodo de liquidaciones del 1 al 30 de cada mes. Un trabajador ha sido despedido el día 5, por lo que no cobrará el plazo completo. Sin embargo, ha generado un salario durante esos 5 días que ha acudido a su puesto de trabajo. Para calcular la liquidación laboral, se abonará la nómina de estos 5 días trabajados y por otro recibirá la liquidación de saldo y finiquito. 

¿Quieres saber más sobre cómo calcular un finiquito y calcular la liquidación de un contrato?

¿Cómo reclamar una liquidación laboral?

Si, como empresa, no hemos expedido la correspondiente liquidación del contrato laboral, es posible que el trabajador la reclame. Por ello, debes conocer los mecanismos administrativos y legales que tiene a su disposición. Hay dos circunstancias principales que pueden darse en función de cómo hayas actuado como empresario.

Si has entregado el finiquito

En el caso de haberlo proporcionado y que el trabajador no esté de acuerdo, firmará como «No conforme». Como alternativa, tiene otras dos afirmaciones que pueden negar la aceptación de la carta de liquidación laboral:

  • «Cuantía no recibida»: Significa que no ha recibido liquidación laboral alguna.

  • «Pendiente de comprobación»: Implica que el documento no es claro en cuanto a las cantidades.

Asimismo, debes tener presente que la firma como «Conforme» no exime al empresario de responsabilidades. Si se ha incumplido la legislación respecto a los pagos (por ejemplo, una indemnización erróneamente calculada), se puede reclamar igualmente. Todo puede cambiar según las circunstancias, sobre todo, si se produce una renuncia voluntaria o una extinción del contrato de trabajo por mutuo acuerdo.

Si no has entregado el finiquito

En caso de que, sea por el motivo que sea, no hayas expedido este documento, el trabajador puede actuar por dos vías. En primer lugar, está la opción extrajudicial, que es siempre el primer intento que realizan los abogados. Para ello, el empleado puede interponer una papeleta de conciliación en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación.

La institución anterior será la encargada de conocer la versión de ambas partes. Después, se intentará llegar a un acuerdo con respecto a la liquidación laboral, aunque puede tomar una decisión por sí misma. Esta equivale a una sentencia, por lo que es de obligado cumplimiento para la compañía.

Por otro lado, está la vía judicial, que es mucho más dilatada en el tiempo. De este modo, se tratará de llegar a un acuerdo en lo referente a la liquidación laboral ante el secretario judicial. Si no resulta posible, se acudirá a la jurisdicción laboral. 

En definitiva, la liquidación laboral es un documento que se efectúa con motivo de alguna de las causas de extinción del contrato de trabajo. Su entrega debe ser correcta y ajustada al tiempo para evitar futuras reclamaciones.

Con PayFit puedes gestionar la elaboración y entrega de finiquitos así como calcularlos. ¡Solicita una demostración gratuita!

¿Qué puede hacer PayFit por tu empresa con relación a la extinción del contrato de trabajo?

1) Generación del finiquito y gestión de los papeles de fin del contrato

  • La plataforma propone una simulación de liquidación de vacaciones y una propuesta de indemnización

  • Extingue el contrato a través de la plataforma de PayFit y genera automáticamente el finiquito y liquidación y el certificado de empresa

  • Notificación de la extinción al ex trabajador y tramitación de su baja en la Seguridad Social


2) Gestiona el fin de la contratación y los trámites administrativos 

  • Cálculo de todos los conceptos laborales: vacaciones, salario, jornada, bajas laborales, gastos adeudados, pagas extra, horas extraordinarias, indemnizaciones, etc.

  • Firma electrónica de documentos: carta de despido, finiquito, anexos, nóminas, etc.

  • Asignación de un asesor laboral que te acompaña durante toda tu estancia en PayFit y asesora sobre las novedades legales


3) Gestiona la última nómina del trabajador

  • Gestiona y automatiza las nóminas y trámites con la Seguridad Social

  • Introduce, modifica y actualiza los datos en cualquier momento antes del cierre de nóminas y envía las nóminas automáticamente a cada empleado por email

  • Genera el fichero SEPA de forma automática

¿Quieres información más detallada? Consulta nuestras funcionalidades o solicita una demostración gratuita para conocer en profundidad los servicios de PayFit para tu empresa. 

Otros artículos según tus gustos

Trabajo nocturno: qué es y cómo funciona

Leer el artículo

Los cuadrantes de trabajo, todo lo que necesitas saber

Leer el artículo

La negociación colectiva, un análisis de sus aspectos clave

Leer el artículo

La retroactividad del convenio colectivo

Leer el artículo

La Ley de Usos del Tiempo: ¿de qué trata?

Leer el artículo

Gestión del tiempo, aprende a dominarlo

Leer el artículo