¿Qué es la retribución variable?

hero image

Irene Otero

Marketing Trainee

Actualizado el 21.03.2022

Actualmente hay varios tipos de salario que pretenden ser un incentivo para los trabajadores, aumentando así su productividad y compromiso con la empresa

Entre ellos, existen distintos tipos de retribución que, pese a ser políticas retributivas muy diferentes, pueden dar lugar a confusión, especialmente la retribución variable y la flexible. 

Por ello, en este artículo, vamos a explicar muy brevemente las principales características de cada política de retribución y nos centraremos en las particularidades de la retribución variable. 

Estas son las principales políticas retributivas:

  • Retribución variable: compensar a los empleados según el cumplimiento de sus objetivos

  • Retribución flexible: los trabajadores tienen flexibilidad para elegir que parte de su remuneración se les abona en especie. Por ejemplo: ¿Destino parte de mi salario a la realización de cursos de formación?

  • La retribución fija

¿Retribución variable: qué es?

La retribución variable es aquella parte de la retribución total que está directamente ligada con alguna variable medible, y por tanto depende de los resultados obtenidos.

Una empresa puede elegir entre pagar una proporción de la retribución en forma de salario base o pagar una cantidad variable que fluctúa en función de un criterio de rendimiento previamente establecido. 

Esta retribución variable ha de estar bien definida en el contrato de trabajo, ya que sin un modelo o cláusula de retribución variable previamente pactado, el trabajador no contaría con toda la información necesaria para aceptar o no el puesto de trabajo.

En su origen, los sistemas de retribución variable estuvieron especialmente orientados a incentivar a directivos y a comerciales. Pero hoy en día, estos planes se han extendido a todos los niveles de la compañía. Ahora, el objetivo es optimizar todas las actividades clave de la organización, como puede ser la productividad, el servicio al cliente, la calidad o también las ventas. 

La retribución variable en nóminas tiene un alto impacto en el comportamiento y motivación de las personas de una compañía, y esto influye, por tanto, en los resultados. Es fundamental dedicar tiempo y recursos a diseñar unos sistemas de retribución variable acordes a las necesidades organizativas e implementarlos adecuadamente.

Como hemos comentado, se establece en base a unos objetivos a alcanzar, y para ello es imprescindible que estos objetivos estén bien definidos y los resultados sean medibles para saber cómo calcular la retribución variable. Solo de este modo se podrán cuantificar las remuneraciones reales en función de cada objetivo. 

¿Retribución flexible: qué es?

La retribución flexible es un sistema retributivo que permite que el empleado distribuya el cobro de su retribución: una parte en efectivo y otra a través de productos o servicios que le ofrece la empresa. Los productos y servicios más habituales son aquellos que cuentan con ventajas fiscales y que no son considerados rendimientos gravables en el impuesto sobre la renta. 

Además de apostar por ventajas para el empleado como la flexibilidad horaria, el salario emocional, la reducción de la jornada laboral y otras formas de incrementar la satisfacción laboral de la plantilla, actualmente son más del 70% las empresas que apuestan por la retribución flexible como forma de mejorar las condiciones de trabajo de sus empleados. Este tipo de retribución tiene premio triple ya que permite aumentar el salario neto de los empleados sin aumentar los costes salariales y además tiene un alto impacto en la mejora de la motivación y bienestar de la plantilla.

En resumen, este sistema consiste en complementar los salarios o las retribuciones variables con varios beneficios no monetarios para los trabajadores como por ejemplo:

  • Seguro médico y dental para empleados

  • Gimnasio y actividades para empleados

  • Tarjeta transporte para trabajadores

  • Cheque guardería para trabajadores

  • Tarjeta restaurante para empleado

  • Formación y cursos para empleados

  • Planes de pensiones

¿Retribución fija: qué es?

Esta retribución es la más clásica y menos flexible, está basada en la retribución económica que la empresa ofrece a cada empleado con un mínimo fijado por ley, conocido como el Salario Mínimo Interprofesional. Esta política retributiva se pacta directamente con cada trabajador antes de la firma del contrato y no va ligada a otros objetivos o variables.

Ejemplo: plan de retribución variable

Por ejemplo, en un plan de retribución variable la empresa puede pagar a sus empleados hasta un 50% de la retribución total mediante una prima basada en los beneficios anuales de la empresa. 

En los centros de “alta tecnología” como Silicon Valley, la proporción variable llega hasta un 70% como media. Cuanto mayor sea la proporción de la contribución variable, mayor será el porcentaje de riesgo compartido entre la empresa y los empleados. Es decir, en este ejemplo de retribución variable por objetivos se cambia la seguridad de recibir unos ingresos fijos por la posibilidad de obtener mayores beneficios.

¿Cómo afecta la retribución variable al irpf?

Si se cuenta con una retribución variable o bonus, esta debe considerarse como una retribución más que el trabajador debe declarar en la renta, teniendo en cuenta la fecha en que lo cobre (y no la fecha de devengo).

En cambio, cuando se trata de un bonus plurianual, se considera una retribución sujeta a la reducción del 30 % si se cumple con el tratamiento de rendimiento irregular. Por tanto, el bonus debe seguir estos requisitos:

  • Tener un periodo de generación de más de 2 años.

  • No debe ser recurrente en el tiempo.

Es importante tener en cuenta que no debe cotizarse en el mes en el que se abone, sino que deberá prorratearse durante el periodo de devengo.

Por ejemplo, si un empleado llega a unos objetivos de negocio y consigue un bonus anual, aunque se abone en los primeros meses del siguiente año, la cotización del bonus se prorrateará en los 12 meses del año anterior a su abono. Esto es en el periodo que se haya devengado o percibido.

Sabemos que añadir bonus o retribuciones variables a una nómina puede parecer complicado, pero gracias a soluciones digitales como PayFit, puedes automatizar este proceso y añadir o quitar bonus en un par de clicks. 

¿Quieres saber más? Nuestros expertos laborales estarán encantados de mostrarte como nuestra plataforma puede hacer más sencillo tu día a día. Solicita una demo a continuación. 

La gestión laboral de tu empresa sencilla, segura y digital

Otros artículos según tus gustos

Despido disciplinario: causas e indemnización.

Hoja de vacaciones para empleados: qué es y qué tiene que incluir.

Preaviso de la extinción de la relación laboral. ¿Cuándo y cómo?

Indemnización por despido tras la finalización del contrato de trabajo.

Causas de extinción del contrato de trabajo

Extinción del contrato de trabajo: causas, procedimiento y efectos.