Baja laboral, ¿qué tipos, retribución y duración tienen?

Sara Furiati
Actualizado el 05 de mayo de 2024

La gestión de las bajas laborales es una tarea esencial del departamento de recursos humanos.  Gestionar las bajas laborales implica tanto coordinar los equipos de trabajo cuando alguien se encuentra ausente por un largo periodo de tiempo como contabilizar estas ausencias en las nóminas.  

En ocasiones, como en el caso de las bajas por maternidad o paternidad, se puede llegar a necesitar contratar a personas que cubran la posición del trabajador de baja. Por eso es importante conocer las modalidades legales de cada una de las bajas laborales que existen...¿Qué es exactamente una baja laboral ? ¿Qué tipos de baja laboral existen? ¿Cuánto se cobra en cada uno de los casos? ¿Cuál es la duración máxima de una baja laboral? PayFit te lo explica.

¿Qué es una baja laboral?

En el mundo laboral y de manera oficial, una Incapacidad Temporal” (IT) es lo que coloquialmente denominamos baja, y se encuentra definido por la Seguridad Social como el “subsidio diario que cubre la pérdida de las rentas mientras el trabajador está imposibilitado temporalmente para trabajar y recibe asistencia sanitaria de la Seguridad Social”.

Como bien sabemos, la baja laboral puede ser causada por enfermedades comunes o profesionales, accidentes (laboral o por otras causas), o por periodos de observación por enfermedad profesional. Se denominan IT:

  • por contingencias comunes: aquellas no provocadas dentro del ámbito laboral;

  • por contingencias profesionales: las causadas en o por el trabajo, como la baja por accidente laboral. 

¿Qué tipos de baja laboral existen?

Los tipos de bajas laborales o IT se dividen en dos grupos en función al motivo que las ha provocado. Tal y como hemos mencionado anteriormente, si son ajenas al puesto de trabajo, hablamos de contingencias comunes, pero si han tenido que ver con el trabajo, hablamos de contingencias laborales. Estas últimas ofrecen un tratamiento más favorable respecto a las comunes ya que ofrecen mayor protección al afectado. 

Bajas laborales por contingencias comunes

Las bajas laborales por contingencias comunes se aplicarían como bien dice el nombre, a enfermedades comunes o accidentes. En cuanto a enfermedad común, un ejemplo sería la baja laboral por Coronavirus (a menos que la persona de baja laboral por Covid ejerza como personal sanitario y se haya contagiado en el lugar de trabajo) o la baja laboral por ansiedad. Por otro lado, hablamos de baja laboral por accidente cuando es derivada de por ejemplo, un accidente de tráfico.

Durante el tiempo de la baja, el empleado tiene derecho a una prestación económica ya que necesitará asistencia sanitaria y no estará en condiciones de realizar su trabajo, a menos que dure la baja laboral dure menos de 4 días, en este caso no recibirá ningún pago por los días de ausencia, salvo que el convenio colectivo indique lo contrario. ¿Y si sólo se coge la baja laboral 1 día? En este caso no se recibirá compensación económica.

La baja laboral por contingencias comunes comienza a partir del cuarto día y puede finalizar con el alta médica. Aunque generalmente no puede superar el año, existe la posibilidad de prorrogarse por 180 días adicionales. Durante este periodo, el trabajador sigue cotizando, lo cual es relevante ya que si la baja se extiende por más de 545 días podría afectar a la jubilación.

En cuanto a la remuneración durante la baja, los trabajadores no reciben salario por los tres primeros días. A partir del cuarto día hasta el día 21, se cobrará el 60% de la base reguladora, y si la baja se extiende más allá de los veintiún días, el porcentaje aumenta al 75%. Es fundamental conocer que la base reguladora se calcula en base a la cotización del mes anterior al hecho causante de la baja, o en el caso de contratos a tiempo parcial, como la media de los tres meses anteriores.

Entonces…¿Quién paga la baja laboral? Durante los primeros 15 días, del día 4 al día 15 inclusive, la empresa es responsable del pago. A partir del día 16, la responsabilidad del pago pasa al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o a la Mutua colaboradora, manteniendo los porcentajes mencionados.

Por ello, entre los ejemplos más comunes de bajas laborales por enfermedades habituales encontramos las siguientes expuestas. La duración de estos ejemplos es  de hasta un año, prorrogable.

Ejemplos de bajas laborales por enfermedad común
Operación de vesícula
Baja laboral por rotura parcial supraespinoso
Baja laboral por tendinitis calcificante en el hombro
Baja laboral por tendinitis supraespinoso
Baja laboral por histerectomía
Baja laboral por epicondilitis
Baja laboral por edema óseo
Baja laboral por rotura del tendón de aquiles

Bajas laborales por contingencias laborales

Por otro lado, las bajas laborales por contingencias laborales hacen referencia a las incapacidades derivadas de enfermedades contraídas en el ámbito laboral o por otro lado, a accidentes laborales o accidentes laborales in itinere. En ese sentido, el Real Decreto se ha encargado de listar lo que considera enfermedades profesionales. Aquellas que no constan en él, por mucho que se hayan contraído en el trabajo o tengan que ver con él, no serán consideradas legalmente como tal y constaran como contingencias comunes

💡¿Sabías que?

El Tribunal Supremo ha señalado que el mobbing es una contingencia profesional. Por lo tanto, la baja por acoso laboral debe ser considerada como tal, y normalmente va acompañada de una denuncia a la situación de la empresa.

Las enfermedades profesionales están clasificadas por tipos de trabajo, tipos de enfermedad o incluso por químicos o materiales con los que ha tenido contacto la persona afectada. Algunos ejemplos de las enfermedades más comunes son las enfermedades por fatiga o enfermedades causadas por exposición a agentes químicos.

En cuanto a los accidentes de trabajo, se consideran como tal aquellas lesiones corporales que el trabajador haya sufrido en el trabajo o por consecuencia de la actividad realizada en el trabajo. 

Por ello, las bajas por contingencias laborales, ya sea por accidente o enfermedad relacionada con el trabajo, poseen características específicas que es crucial comprender. Este tipo de baja comienza desde el primer día después de que se haya justificado la situación de incapacidad temporal (IT). En cuanto a su duración, el periodo de baja no debe exceder un año, aunque hay posibilidad de extenderse hasta 180 días adicionales si es necesario. En lo que respecta a la compensación económica, desde el día siguiente al inicio de la incapacidad temporal se abona el 75% de la base reguladora, siendo el primer día cubierto por la empresa y pagado como un día normal de trabajo, sin incluir indemnización adicional por el accidente o enfermedad. Es importante destacar que para este tipo de baja no se requiere un tiempo mínimo de cotización previo, facilitando así el acceso a este derecho.

La base reguladora, que se utiliza para calcular el importe a recibir, se determina a partir de la base de cotización del mes anterior al evento que causó la baja. Para los contratos a tiempo parcial, se toma como referencia la media de los tres meses anteriores. Respecto al pago de la baja, este es responsabilidad de la Mutua Colaboradora con la Seguridad Social o la Entidad Gestora correspondiente, asegurando así que los trabajadores reciban su compensación adecuadamente.

¿Quién puede solicitar una baja laboral?

Es importante destacar que, no todo trabajador tiene derecho a una baja laboral. Las personas que soliciten una baja laboral deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • Estar afiliado y de alta en la Seguridad Social.

  • En caso de Incapacidad Temporal por enfermedad o accidente común, haber cotizado más de 180 días en los 5 años previos al comienzo de la baja (aunque por enfermedad profesional o accidente laboral no es necesario haber cotizado un mínimo).

  • Tener un certificado médico que acredite el malestar indicando la causa.

A falta de estos requisitos, la solicitud de baja laboral puede ser denegada. Por ello, en diversas ocasiones, la ausencia de un trabajador por baja laboral puede generar descompensaciones de personal dentro del equipo de trabajo, y por lo tanto la logística de personal puede llevar tiempo al equipo de recursos humanos. También deberá tenerse en cuenta al calcular la nómina del empleado en situación de baja, a continuación te dejamos con un ejemplo:

¿Cómo calcular una baja laboral en nómina?

El saber cómo interpretar una nómina ya es tarea complicada, así que contabilizar el líquido a percibir cuando se da una baja laboral lo es aún más. 

Lo primero, por básico que parezca, hay que entender que la baja laboral no aparecerá como un concepto en la nómina, si no que afecta principalmente al líquido a percibir. ¿Y cómo calcular este sueldo neto que aparecerá en la nómina? Te lo explicamos mediante un ejemplo paso a paso:

Carlos, administrativo en PayFit, ha estado de baja laboral durante 10 días mientras que se recuperaba de su operación. A continuación, te dejamos con un paso a paso sobre cómo calcularla en la nómina de tus trabajadores: 

  1. En primer lugar, tenemos que tener en cuenta la base reguladora. La base reguladora es la base de cotización del mes anterior al del hecho causante de la baja laboral. En contratos a tiempo parcial, es la media de los 3 meses anteriores. Digamos que la base reguladora de Carlos son 2.132,31€ euros al mes

  2. Dividimos entre 30 (días por mes) para saber el total por día: 2.132,31/ 30 = 71,08€ al día.

  3. Ahora calculamos en función de los 10 días que ha estado de baja. Sabemos que los 3 primeros días de baja no se cobrarán, por lo que serán 7 días remunerados. Desde el cuarto día de baja hasta el décimo, se cobrará el 60% de la base reguladora, por lo que:

Hacemos el 60% de 71,08€ = 42,65€ y multiplicamos por los 7 días de baja remunerada:  42,65€ x 7= 298,55€. 

  1. Por los 10 días de baja cobrará 298,55€, lo sumamos a los 20 días restantes del mes, trabajados con normalidad, por los que cobrará 1421,60€. Sumando lo que se percibe por los días trabajados con normalidad más los días de baja, sabemos que el empleado recibirá en su nómina un total de 1720,15€.

Ahora que sabes cómo calcular las bajas laborales en la nómina, puedes aprender sobre otros conceptos de la nómina, como por ejemplo las horas extraordinarias. Concluir adecuadamente sobre la baja laboral en España implica reconocer la importancia de estar bien informados y preparados para gestionar estos procesos, que no solo impactan la vida laboral del empleado, sino también la operatividad de las empresas. Es fundamental que tanto empleadores como empleados comprendan sus derechos y obligaciones en materia de bajas laborales, ya sean por enfermedad común, accidentes o contingencias laborales. Además, la utilización de herramientas tecnológicas como PayFit puede marcar una diferencia significativa, simplificando la administración de estas situaciones mediante funciones automatizadas que aseguran el cumplimiento de la normativa laboral y facilitan un manejo más eficiente y transparente de la nómina y las bajas laborales. 

💻 Solicita una demostración gratuita con uno de nuestros expertos laborales. ¡Únete a la revolución digital! 

Gestiona las bajas laborales con el software de PayFit
Otros artículos según tus gustos

Contrato 300: características, condiciones y proceso de llamamiento

Leer el artículo

Contrato 130, todo lo que necesitas saber

Leer el artículo

La política de vacaciones en una empresa, el por qué de su importancia

Leer el artículo

Hoja de vacaciones para empleados y su importancia

Leer el artículo

El síndrome del impostor, ¿qué puede hacer los RRHH?

Leer el artículo

El contrato 420 y sus principales características

Leer el artículo