¿La baja por operación, en qué consiste?

Kimberlein Ríos
Actualizado el 23 de mayo de 2024

La baja laboral por operación es una disposición legal que permite a los empleados ausentarse del trabajo debido a una intervención quirúrgica necesaria para tratar una condición médica. Esta forma de incapacidad temporal asegura que los trabajadores puedan tener el tiempo necesario para recuperarse, sin preocuparse por la seguridad de su empleo o la continuidad de su ingreso. 

En otras palabras, la baja por cirugía, o por operación, abarca tanto intervenciones programadas como aquellas de carácter urgente, y su duración depende del tipo de cirugía y del período de recuperación recomendado por el personal médico. Por está razón, es importante que como departamento de RRHH sepas cómo gestionar una baja laboral adecuadamente.

¿Qué es la baja por operación?

La baja por operación es una categoría de incapacidad laboral temporal que se concede a los empleados que necesitan ausentarse de sus puestos de trabajo debido a la necesidad de someterse a una intervención quirúrgica. Esta situación puede ser el resultado de diversas condiciones médicas que requieren tratamiento quirúrgico, ya sea de forma programada o de emergencia. 

Asimismo y durante el período de baja, el empleado está exento de sus obligaciones laborales, permitiéndole tiempo suficiente para una adecuada recuperación y rehabilitación

¿Cuándo se produce una baja por intervención quirúrgica?

Tal y como hemos dicho anteriormente, la baja por intervención quirúrgica se produce cuando un empleado requiere someterse a una operación médica que le impide realizar sus funciones laborales de manera temporal.

Además, la necesidad de esta baja se justifica mediante la presentación de un informe médico detallado que especifique la condición que requiere la operación, el tipo de cirugía a realizar y el tiempo estimado de recuperación. En términos de legislación laboral en España, esta se clasifica como una baja por incapacidad temporal, durante la cual el trabajador está protegido por derechos específicos que aseguran tanto la retención de su empleo como una compensación económica durante el período de ausencia. Asimismo, es importante mencionar que por lo general, no se solicita la baja laboral ya que una cirugía menor no requiere más de 2-3 días de baja por cirugía ambulatoria, por lo tanto, únicamente se suele pedir un justificante para el día de la intervención. 

No obstante, es importante tener en cuenta lo siguiente: 

  • Por un lado, si la baja por operación ha sido en una clínica privada, en estos casos, si se ha llevado a cabo con la intención de mejorar la capacidad funcional del trabajador entonces se tiene derecho a cobrar la prestación por baja laboral.

  • Y por otro lado, si la baja por intervención quirúrgica realizada en la sanidad privada y ha sido por una causa meramente estética, entonces según la sentencia de 21 de febrero de 2012 emitida por el Tribunal Supremo el trabajador no percibirá la prestación

No obstante y en ese mismo sentido, el empleado sí tendría derecho a recibir una prestación económica si experimenta complicaciones médicas que no estén directamente relacionadas con la recuperación normal postoperatoria, como podría ser una infección, que le impida desempeñar sus funciones laborales de manera habitual de acuerdo con la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco del 23 de enero de 2018.

⚠️ Recuerda qué…

Si un empleado sufre una baja por accidente laboral o una baja por enfermedad laboral, la compensación es del 75% de la base reguladora pagada desde el día siguiente, sin necesidad de haber cotizado previamente. Por otro lado, en caso de una baja por enfermedad común, los tres primeros días son sin sueldo y se requieren 180 días de cotización en los últimos cinco años para recibir beneficios.

¿Cuáles son las prestaciones de la baja por operación?

Las prestaciones de la baja por operación en España están diseñadas para ofrecer apoyo económico al empleado durante el período en que se recupera de una intervención quirúrgica.

A continuación, te explicamos cuándo y cuánto cobrarán tus empleados en estos casos y además, quién es el encargado de pagar la baja por operación. Es decir…¿Quién paga la nómina de un trabajador en baja?

¿Cuándo y cuánto se cobra por la baja por operación?

Pues bien, para saber cuándo y cuánto se cobra hay que tener en cuenta que se podrá clasificar de dos maneras: contingencia profesional o común.

En caso de que la operación se clasifique como una contingencia común, durante los primeros tres días de baja no se percibirá ninguna remuneración. Desde el cuarto día hasta el vigésimo, el empleado recibirá el 60% de su base reguladora, y a partir del vigésimo primer día, esta prestación aumenta al 75% de la base reguladora. 

Por otro lado, si la operación es resultado de un accidente laboral o una enfermedad profesional, se considerará como baja por accidente laboral, y el trabajador recibirá el 75% de la base reguladora desde el día posterior al inicio de la baja.

Además, existe una diferencia en los requisitos de cotización: para las bajas por contingencias comunes, el trabajador debe haber cotizado al menos 180 días dentro de los cinco años anteriores para tener derecho a percibir la prestación. En cambio, para las incapacidades temporales derivadas de contingencias profesionales, no se requiere ningún período mínimo de cotización previo.

¿Quién paga la baja por operación?

En general, la empresa realiza el pago de la baja como pago delegado, siguiendo la misma periodicidad que los salarios habituales. 

En situaciones de operación por causas comunes o no laborales, el empresario es responsable de efectuar el pago desde el cuarto hasta el decimoquinto día de la baja. A partir del decimosexto día, la responsabilidad del pago recae en el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o en la mutua correspondiente.

En cambio, si la baja por operación es resultado de un accidente de trabajo o una enfermedad profesional (contingencias profesionales), el trabajador recibe desde el día siguiente al de la baja el 75% de la base reguladora, pago que es realizado también por el INSS o la mutua correspondiente desde el inicio y sin necesidad de un mínimo de días cotizados previos.

En conclusión, la baja por operación en España está estructurada para proporcionar un soporte esencial a los empleados durante un período vulnerable de recuperación tras una intervención quirúrgica. Si bien el sistema diferencia entre contingencias comunes y profesionales, garantizando una compensación adecuada y oportuna según el origen de la baja, es crucial que tanto empleadores como empleados estén bien informados sobre estos derechos y procedimientos. 

En este contexto, PayFit emerge como una herramienta invaluable para los equipos de Recursos Humanos, simplificando y automatizando la gestión de las bajas laborales. Con PayFit, los empleadores pueden fácilmente calcular las prestaciones debidas, gestionar la documentación necesaria y asegurarse de que todos los pagos se realicen de manera correcta y puntual. 

💻 Solicita una demostración gratuita con uno de nuestros expertos laborales y…¡descubre las funcionalidades de PayFit! 

Gestiona las bajas laborales con el software de PayFit
Otros artículos según tus gustos

¿Qué es un becario?, todo lo que necesitas saber

Leer el artículo

Reclutamiento interno: el futuro para la captación del talento

Leer el artículo

El Comité de empresa en 2024

Leer el artículo

¿Finiquito en la baja voluntaria?

Leer el artículo

Registro retributivo: qué es y preguntas frecuentes

Leer el artículo

Contrato de formación en alternancia, últimas novedades

Leer el artículo