¿Hasta dónde llega tu derecho a la intimidad en el ámbito laboral?

Kimberlein Ríos
Actualizado el 11 de julio de 2023

En el ámbito laboral existen diversos tipos de derechos del trabajador pero, hoy hablaremos sobre el derecho a la intimidad del trabajador. Por está razón, todas las empresas tienen la obligación de respetar la privacidad de sus empleados. En el caso de realizar cualquier acción que invada o viole la privacidad e intimidad del trabajador se considerará un delito contra la intimidad. 

En general, el derecho a la intimidad en el trabajo abarca el derecho de los empleados a mantener ciertos aspectos de su vida privada fuera del alcance y control de su empleador. 

¿Qué es el derecho a la intimidad en el trabajo? ¿Cuándo se vulnera el derecho a la intimidad personal? En este post, explicaremos a los empresarios y a los departamentos de RRHH todo lo necesario para ser un experto en derecho a la intimidad de tus trabajadores.

¿Qué es el derecho a la intimidad en el trabajo?

La definición del derecho a la intimidad se refiere al reconocimiento y protección legal de la esfera privada de los empleados en su lugar de trabajo. 

El derecho a la intimidad es un derecho fundamental reconocido en el artículo 18 de la Constitución Española y además, está recogido en el Estatuto de los Trabajadores en su artículo 4.2.e). Es decir, este derecho implica que los empleados tienen derecho a preservar ciertos aspectos de su vida personal y privada alejados de su entorno laboral. Así mismo, el derecho a la intimidad y los límites del empleador están delimitados en el artículo 87 de la Ley de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales. 

💡 Los empleados tienen derecho a mantener su privacidad personal, a que se mantenga la confidencialidad de su información, a tener comunicaciones privadas y a que su imagen no sea utilizada o difundida sin su consentimiento, entre otros.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que este derecho no es absoluto y puede estar sujeto a limitaciones razonables, las cuales veremos posteriormente. 

¿Qué se considera una invasión en la privacidad laboral? 

La vigilancia de los empleados en el entorno laboral puede restringir su privacidad, pero existen límites en el control que la empresa puede ejercer sobre sus trabajadores. ¿Qué se define como una violación de la privacidad en el ámbito laboral? Lo podemos definir como aquella acción que comprometa injustificadamente la privacidad de los trabajadores en su lugar de trabajo.

🛑 IMPORTANTE

No obstante, es importante mencionar que la empresa tiene la habilidad de supervisar el desempeño laboral del empleado con el fin de garantizar que cumpla con sus responsabilidades profesionales asignadas, siempre y cuando se respete su privacidad y no se realicen acciones ilegales que violen los derechos laborales.

Así mismo, podemos observar que la invasión de la privacidad en el trabajo se puede dar de diferentes maneras, empezando por el proceso de reclutamiento hasta el reconocimiento médico de los empleados. Por ello, te haremos una breve introducción de las posibles invasiones más frecuentes: 

Entrevistas personales

Durante la entrevista, pueden surgir varios obstáculos que la compliquen, como llegar tarde o no estar bien preparado. Además, existen preguntas personales que pueden desequilibrar la balanza a favor o en contra del candidato, lo cual es una práctica ilegal debido a que algunas cuestiones pueden ser discriminatorias.

¿Cuáles son las preguntas que no deberían formularse en un proceso de selección de personal para cumplir con este artículo? La respuesta es clara: todas aquellas relacionadas con la edad, ideología, religión o vida familiar. Sin embargo, estas preguntas aún se hacen con bastante frecuencia.

Videovigilancia, grabaciones de voz y correos electrónicos

  • Videovigilancia: En primer lugar, la empresa tiene la posibilidad de instalar cámaras de videovigilancia para asegurar el cumplimiento de las normas y objetivos laborales por parte de los empleados, pero solo si no existen otras alternativas. 

Es esencial que estas cámaras solo graben el lugar de trabajo y no los espacios privados, ya que esto se consideraría acoso laboral debido a una vigilancia excesiva sobre los empleados. 

🛑 Además, cabe mencionar que, el empresario tiene que comunicar de forma expresa y clara la instalación de cámaras, la ubicación, y el uso o finalidad de las grabaciones. Asimismo, las grabaciones deben eliminarse antes de transcurridos 30 días y no se pueden utilizar con otros fines distintos al control laboral.

  • Las grabaciones de voz: Es necesario que estas cuenten con la aprobación de la dirección de la empresa y no puede aplicarse de manera desproporcionada. En caso de no informar a los trabajadores sobre esto, se considerará una invasión de la privacidad en el entorno laboral.

🛑 Además, no se puede grabar a los empleados en lugares de descanso ni escuchar conversaciones telefónicas privadas.

  • Espionaje del correo electrónico: Revisar los correos electrónicos de los trabajadores no está prohibido, ya que el empleador puede verificar si los equipos se utilizan con fines laborales. En caso de incumplimiento, es necesario que el empleado tenga conocimiento de que se puede monitorizar su correo según la necesidad e idoneidad de la medida correctiva. 

Sin embargo, el Estatuto de los Trabajadores establece que se debe respetar la dignidad del empleado. Por esta razón, la empresa tiene que establecer las normas de uso de los equipos informáticos y además informar debidamente a los trabajadores sobre las posibles medidas de control. 

Reconocimiento médico

Los exámenes médicos solo se autorizan cuando son necesarios para el rendimiento laboral del empleado, para evaluar la salud de un trabajador con frecuentes ausencias o cuando el profesional pueda representar un riesgo para otros empleados. 

En el resto de los casos, se considera una violación de la privacidad del empleado. Esta violación puede a ascender a 20 millones de euros o hasta el 4% de la facturación de la empresa infractora según lo establecido en el Reglamento General de Protección de Datos al considerarse una infracción muy grave. 

El derecho a la intimidad en el trabajo y sus respectivos ejemplos

En definitiva, ¿cuál es el derecho a la intimidad? Como ya hemos definido anteriormente, el derecho a la intimidad es un concepto legal y ético que se refiere al derecho de una persona a mantener su vida privada y proteger la información personal y sensible sobre sí misma. 

A continuación se presentan algunos ejemplos de situaciones en las que se puede aplicar este derecho:

  1. El empleado tiene el derecho de que su correspondencia personal, como cartas o correos electrónicos privados, no sean inspeccionados ni leídos sin un consentimiento previo y explícito. 

  2. Los empleados deben contar con la seguridad de que sus espacios personales, como cubículos o taquillas, no sean inspeccionados sin una justificación válida y razonable.

  3. Los datos personales de los empleados, como los historiales médicos, deben tratarse de manera confidencial y solo ser accesibles para personas autorizadas.

  4. En caso de implementarse vigilancia electrónica en el entorno laboral, como cámaras de seguridad, se debe llevar a cabo de forma proporcionada y siempre respetando la privacidad de los empleados.

  5. Los empleadores deben hacer un uso apropiado de la información personal de los empleados, limitándola a fines laborales y asegurándose de no divulgarla sin consentimiento o sin una base legal válida.

Por ello, es importante que como empleador sepas lo importante que es conocer sobre la protección de datos en el ámbito laboral y así evites las consecuencias que se derivan de la vulneración de este derecho. 

¿Cuáles son los límites del empleador? 

Así mismo, los empleadores también tienen el derecho y la responsabilidad de proteger sus intereses legítimos, como por ejemplo: la seguridad en el lugar de trabajo y la eficiencia laboral. 

Aunque existen ciertos límites al derecho a la intimidad en el entorno laboral, se deben respetar ciertos principios y garantías para evitar abusos por parte del empleador. Por ello, estos son algunos de los límites del empleador: 

  • Finalidad legítima: El empleador sólo puede recopilar, utilizar y procesar la información personal de los empleados cuando exista una finalidad legítima y justificada relacionada con la relación laboral, como la gestión de nóminas, la seguridad en el trabajo o el cumplimiento de obligaciones legales.

  • Consentimiento informado: El empleador debe obtener el consentimiento informado de los empleados antes de recopilar o tratar su información personal, a menos que exista una base legal válida que lo permita sin consentimiento.

  • Proporcionalidad: El empleador debe garantizar que cualquier medida de vigilancia o control en el lugar de trabajo sea proporcional y justificada en relación con el objetivo perseguido. 

  • Información previa: El empleador está obligado a informar a los empleados de cualquier medida de vigilancia o control implementada en el lugar de trabajo. Esto incluye proporcionar detalles sobre la finalidad, alcance, duración y forma en que se llevará a cabo la vigilancia.

  • Derecho a la desconexión digital: Los empleados tienen derecho a desconectar de los medios de comunicación digitales fuera de su horario laboral, a menos que existan situaciones excepcionales o urgentes que requieran su disponibilidad.

  • Confidencialidad: El empleador debe mantener la confidencialidad de la información personal de los empleados y no divulgarla a terceros sin una base legal válida o sin el consentimiento del empleado.

Casos de vulneración del derecho a la intimidad

En España, existen varios casos en los que se puede producir una vulneración del derecho a la intimidad en el ámbito laboral. Algunos ejemplos incluyen:

  • Vigilancia excesiva: Si el empleador realiza una vigilancia constante y excesiva de los empleados, como la instalación de cámaras de seguridad en áreas privadas, monitoreo de llamadas telefónicas o seguimiento de las actividades en línea sin consentimiento o sin una justificación legal válida, se puede considerar una violación de la intimidad.

  • Divulgación no autorizada de información personal: Si el empleador revela información personal sensible de los empleados a terceros sin su consentimiento, como datos médicos, antecedentes penales u otros detalles privados, se está violando su derecho a la intimidad.

  • Uso indebido de datos personales: Si el empleador utiliza los datos personales de los empleados con fines distintos a los establecidos inicialmente o sin el consentimiento adecuado, se está infringiendo el derecho a la intimidad y la protección de datos.

En definitiva, es responsabilidad tanto de los empleadores como de los trabajadores promover y proteger el derecho a la intimidad, fomentando la confianza, el consentimiento informado así como también, el cumplimiento de las leyes y regulaciones vigentes en materia de privacidad y protección de datos.

PayFit es una empresa de software de gestión de nóminas que garantiza la confidencialidad de los datos sensibles de tus empleados gracias a nuestra certificación ISO 27001. Además, tus empleados podrán acceder a sus nóminas a través de un portal dedicado, mucho más seguro que a través del correo electrónico u otros medios tradicionales.  

¡No lo dudes más! ¡Y solicita una demostración gratuita con uno de nuestros expertos laborales!

Automatiza la creación y gestión de las nóminas de tus empleados
Otros artículos según tus gustos

Liderazgo inclusivo, todo lo que debes saber

Leer el artículo

El delegado de personal y sus funciones

Leer el artículo

Emprender en tiempos de crisis, consejos prácticos

Leer el artículo

La Seguridad Social en la empresa, todo lo que necesitas saber

Leer el artículo

La inscripción de la empresa en la Seguridad Social

Leer el artículo

Diferencias entre TGSS y INSS

Leer el artículo