Teletrabajo y el derecho a la desconexión digital

Lucía Castro
Actualizado el 15 de noviembre de 2021

Si sientes que con el teletrabajo, acabas trabajando más horas de las que lo harías de manera presencial, este artículo es para ti. Según han publicado Forbes en relación a un estudio realizado por un proveedor de VPN, los españoles han pasado a teletrabajar, de media, dos horas más al día que cuando trabajan de manera presencial.

Hoy, después de dos años de teletrabajo para las empresas españolas, hablamos de la importancia que ha tenido, y tiene, la desconexión digital para poder teletrabajar de manera óptima.

Hasta ahora, la creatividad ha sido una de las claves del teletrabajo para que los días trabajando a distancia sean óptimos. Pero a día de hoy, necesitamos más que eso, necesitamos garantías por parte de las empresas para poder afrontar el teletrabajo en 2022.

El teletrabajo en España

El teletrabajo en España no era una cosa muy común. Es cierto que muchas empresas, las más nuevas y modernas, tenían ofertas de teletrabajo para algunos perfiles más técnicos e incluso ofrecían horarios flexibles para los empleados.

Aun así, cuando la pandemia llegó a nuestras vidas, lo que preocupaba a todas las empresas era que los trabajadores aprovecharan la situación para trabajar menos. Ante una situación nueva y sin precedentes, era normal tener dudas sobre la productividad del teletrabajo.

Hoy, después de casi dos años de teletrabajo en España, la consecuencia del teletrabajo es otra y ya son muchos los trabajadores que muestran signos de agotamiento y de menor productividad por la distancia física con sus compañeros. De hecho, hemos visto cómo los ritmos de presencialidad en el trabajo se han recuperado en la mayoría de empresas.

Las ventajas y los inconvenientes del teletrabajo

Resulta sorprendente el nivel de adaptación que hemos tenido con toda la situación de la pandemia, especialmente cuando nos ha tocado teletrabajar desde casa. Pero atención, porque detrás de esto y de todo lo vivido estos dos últimos año, nos encontramos con los problemas del teletrabajo: ansiedad, horas extras no pagadas y falta de desconexión digital.

Es cierto que nos hemos convertido en unos expertos del teletrabajo, y hay otras muchas cosas que los españoles valoramos del teletrabajo:

  1. Evitar los desplazamientos

  2. Aprovechar más el tiempo

  3. Madrugar menos

  4. La conciliación familiar y laboral

  5. Poder comer comida casera

  6. Disfrutar de más tiempo libre

Por esa razón, el teletrabajo ha dejado de ser el protagonista y ahora, lo que realmente llama la atención a las empresas y trabajadores son esos modelos de trabajo 100% flexibles como por ejemplo, el Work from anywhere. De esta manera, podremos contribuir a respetar el derecho de la desconexión digital.

Qué es el derecho a la desconexión digital

La desconexión digital es la obligación que tienen las empresas a respetar el descanso de sus empleados.

En España, desde el día 6 de diciembre de 2018, contamos con la Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales (LOPDGDD).

Dicha ley, entre otras cuestiones, garantiza el derecho a la desconexión del trabajo, es decir, el derecho que los trabajadores tienen a no conectarse a ningún dispositivo digital con motivo profesional durante sus períodos de descanso.

Esta Ley vela por la importancia de desconectar y descansar para reducir los niveles de estrés y de ansiedad de los trabajadores. 

La desconexión digital durante el COVID

Existe un debate entre si el teletrabajo ayuda o perjudica a la conciliación de la vida laboral. Sin duda alguna, hemos pasado por diferentes fases. Durante la pandemia y el confinamiento, el teletrabajo puso en riesgo la conciliación entre la vida personal y profesional de muchos trabajadores ya que pasaban más horas conectados de las que establecía su jornada laboral.

Precisamente, la nueva ley del teletrabajo se creó para regular las condiciones en las que gran parte de España estaba trabajando.

Si bien es cierto que el trabajo a distancia ya estaba regulado por el Estatuto de los Trabajadores, apenas se practicaba antes de la pandemia. Y se pone especial atención en el derecho a la desconexión digital de los trabajadores.

A medida que ha ido pasado el tiempo, nuevos modelos de trabajo y flexibilidad han llegado a las empresas. La flexibilidad es la clave para garantizar la desconexión digital por una sencilla razón: tú eres el responsable de la organización del trabajo, tus horarios y tu espacio.

La importancia de la desconexión digital

La importancia de la desconexión digital es, principalmente, por una cuestión de privacidad, no desconectar del trabajo afecta negativamente a la salud. Si no se desconecta de la actividad profesional, la mente no puede descansar, con lo que le será más difícil concentrarse y, finalmente, su trabajo se hará más lento y de peor calidad. 

Asimismo, se puede llegar a padecer agotamiento, fatiga crónica, estrés, ansiedad e inseguridad, sentimientos negativos que se reflejan más allá de la vida profesional.

El uso de las tecnologías realmente es un gran avance que se va perfeccionando cada vez más, pero corremos el peligro de ser incapaces de desconectar de nuestro trabajo.

Cómo desconectar del trabajo cuando trabajamos desde casa

Muchos han sido los artículos publicados acerca de las pautas para trabajar desde casa correctamente. Estos artículos tenían siempre algo en común: la importancia de distinguir el trabajo con el tiempo libre.

Tras un año de teletrabajo,  los consejos principales para poder desconectar digitalmente están claros: 

  • Adaptar un lugar de trabajo que nos sirva como espacio de trabajo y dónde estemos bien instalados. 

  • Saber separar los momentos de ocio con los de trabajo. 

  • Utilizar buen material y posición de trabajo, por ejemplo, teletrabajar desde la cama (aparte de ser malo para tu espalda) no es una buena idea puesto que tu cama es un lugar para descansar y desconectar.

  • Tratar de socializar después del trabajo y mantenerte activo.

La desconexión digital como clave para afrontar el 2022

El 2021 ha sido el año conocido como el año de la fatiga pandémica. Un año que refleja las consecuencias del teletrabajo, de las restricciones y de las limitaciones sociales y profesionales.

Todos los expertos y especialmente los departamentos de RRHH coinciden en que, mientras se implementan nuevas modalidades de teletrabajo – bien a tiempo completo o algunos días a la semana – se está generando una ola invisible de mala salud mental y las empresas también tendrán que hacer frente a la “fatiga pandémica” de sus plantillas. 

Sabemos que el teletrabajo va a seguir ocurriendo en 2022, pero para poder hacerlo de manera eficiente, es esencial respetar tu derecho a la desconexión digital.

Gestiona el teletrabajo en tu empresa con el software de PayFit
Otros artículos según tus gustos

Trabajo nocturno: qué es y cómo funciona

Leer el artículo

Los cuadrantes de trabajo, todo lo que necesitas saber

Leer el artículo

La negociación colectiva, un análisis de sus aspectos clave

Leer el artículo

La retroactividad del convenio colectivo

Leer el artículo

La Ley de Usos del Tiempo: ¿de qué trata?

Leer el artículo

Gestión del tiempo, aprende a dominarlo

Leer el artículo