¿En qué consisten los conflictos laborales?

Kimberlein Ríos
Actualizado el 22 de noviembre de 2023

Las interacciones sociales, inherentemente complejas, a menudo llevan consigo situaciones que uno preferiría evitar. La convivencia en sí misma propicia descontentos y malentendidos que pueden teñir los ambientes con negatividad. En el entorno laboral, compartimos extensas jornadas de trabajo con diversos compañeros, cada uno con su personalidad y valores distintivos.

La resolución de estas disputas se presenta como un desafío significativo, subrayando la importancia de que los profesionales de Recursos Humanos estén familiarizados con los diferentes sistemas de gestión de conflictos laborales. 

¿Qué son los conflictos laborales? ¿Qué tipo de conflictos laborales existen? ¿Cuál es la solución de los conflictos laborales? En el artículo de hoy, exploraremos detalladamente el complejo panorama de los conflictos laborales, un fenómeno omnipresente en el ámbito profesional. 

¿Qué son los conflictos laborales?

Los conflictos laborales se refieren a desacuerdos, tensiones o disputas que surgen entre individuos o grupos dentro de un entorno de trabajo. Estas confrontaciones pueden manifestarse de diversas maneras, como diferencias de opinión, malentendidos, rivalidades, competencia desleal, o desacuerdos sobre políticas y procedimientos. Los conflictos laborales son prácticamente inevitables debido a la diversidad de personalidades, perspectivas y valores que coexisten en un entorno de trabajo.

Estos conflictos pueden tener diversas causas, que van desde problemas de comunicación y falta de claridad en roles y responsabilidades, hasta tensiones generadas por la competencia por recursos limitados, como reconocimiento, ascensos o recursos materiales. Los desacuerdos no gestionados pueden tener consecuencias negativas, como la disminución de la moral y la productividad en el trabajo, el aumento de la rotación de personal, y la creación de un clima laboral poco saludable.

Es importante abordar los conflictos laborales de manera efectiva mediante estrategias de gestión y resolución, con el objetivo de fomentar un entorno de trabajo colaborativo y mantener la armonía en la empresa.

¿Cuáles son los “porqués” de los conflictos laborales?

☑️ Los conflictos en las empresas pueden surgir debido a decisiones erróneas tomadas por la empresa.

☑️ Una selección de personal inapropiada puede desencadenar la aparición de disputas al contratar a individuos que no compartan los valores y la cultura organizacional.

☑️ La falta de una resolución adecuada de los conflictos laborales puede resultar en la pérdida de talento para la empresa.

☑️ Se implementan planes de contención para identificar los conflictos laborales y planes de acción para abordarlos.

☑️ La fase de acción no concluye con la intención de resolver el conflicto; la empresa debe incorporar un seguimiento y una evaluación para asegurarse de que la decisión esté logrando el efecto deseado.

¿Cuáles son las características de los conflictos laborales?

Las discrepancias o desacuerdos en el entorno laboral presentan una serie de características inherentes y compartidas. Por ello, podemos decir que los conflictos laborales son: 

  • Inevitables: Resulta impracticable esperar la inexistencia total de desacuerdos. En las interacciones humanas, es común que surjan desavenencias o divergencias de opiniones, siendo más pronunciadas en el ámbito empresarial, donde se toman decisiones que impactan en la operación del negocio.

  • Necesarios: Aunque a menudo se perciban como un contratiempo, los conflictos son esenciales para el desarrollo profesional de cada empleado y el crecimiento global de la empresa como entidad.

  • Potencialmente peligrosos: Estos conflictos tienen la capacidad de ser beneficiosos o perjudiciales. Si no se abordan a tiempo o no se gestionan de manera adecuada, podrían representar riesgos para la empresa o los empleados involucrados en el conflicto.

¿Qué tipo de conflictos laborales existen?

Para abordar eficazmente la resolución de conflictos laborales, es esencial tener un conocimiento claro de los diversos tipos de conflictos que pueden surgir en las empresas. La clasificación de estos conflictos puede realizarse considerando distintos criterios, como las partes involucradas, las causas subyacentes, su naturaleza intrínseca o las posibles repercusiones para la empresa. 

A continuación, presentamos una visión detallada de los tipos de conflictos laborales que pueden surgir, permitiendo así una aproximación más precisa y efectiva hacia su resolución.

1️⃣ Conflictos laborales en función de las partes involucradas: ¿Cuántas personas se ven afectadas por el conflicto? ¿Impacta a un individuo o a un departamento completo dentro de la empresa? De manera general, es posible identificar seis categorías distintas de conflictos en el ámbito laboral según las partes implicadas.

  • Conflictos Intrapersonales: Estos surgen cuando un empleado experimenta tensiones consigo mismo, ya sea debido a que no existe satisfacción laboral con las tareas asignadas o a su dificultad para abordarlas con éxito.

  • Conflictos Interpersonales: Se manifiestan cuando se presentan conflictos laborales entre trabajadores, así como entre empleados y directivos, o incluso entre el personal directivo de la empresa.

  • Conflictos Intragrupales: Emergen cuando se suscitan disputas que involucran a un grupo específico o a un departamento completo dentro de la empresa.

  • Conflictos Intergrupales: Tienen su origen en desacuerdos o diferencias entre diversas áreas o departamentos de la empresa.

  • Conflictos Interorganizacionales: En este caso, los problemas surgen entre diferentes empresas, a menudo debido al incumplimiento de acuerdos de colaboración.

  • Conflictos Colectivos: Se consideran colectivos aquellos conflictos que afectan a un gran número de empleados de la empresa y que expresan su insatisfacción con alguna decisión tomada por la dirección de la empresa.

2️⃣ Conflictos laborales según sus orígenes: Asimismo, los desacuerdos en el entorno laboral pueden ser clasificados según las causas que los provocan. En este contexto, es posible identificar los siguientes: 

  • De relación: Emergen a partir del deterioro en la interacción entre dos colegas de trabajo o miembros de la empresa, siendo frecuente su origen en una comunicación deficiente.

  • De información: Suelen originarse debido a la circulación de rumores o información incorrecta.

  • De intereses: Se originan cuando algún miembro de la empresa percibe que se favorecen los intereses de otros en detrimento de los propios.

  • De recursos: Surgen en situaciones donde los recursos de una empresa son limitados, y dos o más miembros desean utilizarlos. El conflicto surge cuando una parte no puede realizar sus tareas a tiempo debido a que otra persona está utilizando los recursos necesarios.

  • De estilos: Tienen su origen en las diferencias en la forma de trabajar o abordar proyectos.

  • De percepciones: Es común que las personas no concuerden en su manera de ver las cosas, lo que puede dar lugar a enfrentamientos.

  • De metas: Se manifiestan por desacuerdos en los objetivos a alcanzar dentro de la empresa, ya que no todos comparten la misma ambición o disposición para lograr ciertas metas.

  • Por presión: Provenientes de las exigencias excesivas de la dirección de la empresa o del encargado del departamento, pueden generar tensiones.

3️⃣ Conflictos laborales según la naturaleza: La naturaleza de un conflicto se refiere a sus características intrínsecas. Aunque existen diversas causas para la generación de un conflicto, surge la pregunta de si son genuinos o ficticios, y cómo se definen inicialmente.

  • Ficticios: Carecen de una base objetiva y se originan "de la nada", a menudo con la intención de desestabilizar a una o ambas partes involucradas.

  • Genuinos: Tienen una base objetiva y un origen comprobado, reconocido por una o varias de las partes afectadas.

  • Contingentes: Son conflictos que no escalan a una gravedad o complejidad mayor, ya que se identifican en una etapa temprana.

  • Desplazados: Ocurren cuando un problema aparentemente trivial oculta uno más complejo. Pueden surgir en situaciones en las que existe una disputa latente que no se aborda a tiempo, evolucionando hacia un conflicto más significativo.

  • Mal atribuidos: Se manifiestan cuando las partes no son conscientes de las desavenencias o luchas de intereses. La primera medida para su resolución implica que las partes reconozcan la existencia del conflicto.

4️⃣ Conflicto Laboral según las consecuencias para la empresa: Cuando se hace referencia a conflictos laborales, comúnmente se asocian con situaciones perjudiciales para la empresa, anticipando que su resolución conlleva consecuencias negativas. 

  • Funcionales: Son conflictos en los cuales se busca alcanzar un objetivo de interés para la empresa. Se presentan opiniones con la intención de avanzar en una dirección común y mejorar la empresa. Estos conflictos se consideran positivos.

  • Disfuncionales: A diferencia de los anteriores, no buscan el avance o mejora de la empresa; por el contrario, desvían la organización de sus objetivos y representan una pérdida de tiempo.

¿Qué causas influyen en los conflictos laborales? 

En el entorno empresarial, existen numerosos factores que pueden originar distintos tipos de conflictos o desacuerdos, incluyendo el más importante, el conflicto en el trabajo. Algunos de los más frecuentes incluyen:

En el entorno empresarial, existen numerosos factores que pueden originar distintos tipos de conflictos o desacuerdos. Algunos de los más frecuentes incluyen:

1. Falta de compañerismo

2. Comunicación deficiente

3. Mobbing o acoso laboral en el trabajo

4. Exceso de competitividad

5. Compañeros tóxicos

6. Comportamiento despótico de los jefes

7. Discriminación laboral

8. Rendimiento deficiente

9. Cambios en la empresa

10. Explotación de empleados

11. Relaciones sentimentales

12. Toma de decisiones importantes

12 causas de los conflictos laborales

¿Cómo funciona la resolución de los conflictos laborales?

En ciertos casos, resulta imposible anticipar disputas o desacuerdos, ya sea porque no se previeron o porque existen dos posturas inicialmente irreconciliables. Sin embargo, podemos abordar la resolución de conflictos laborales mediante seis puntos claves:

1️⃣ Comprender el problema: Es esencial conocer la versión de ambas partes para comprender las causas y la naturaleza del conflicto.

2️⃣ Consultar a otros compañeros: Aunque no se debe tomar como verdad todo lo que dicen los compañeros, en ocasiones, sus perspectivas pueden aportar claridad a la situación.

3️⃣ Reunir a los involucrados, creación de una mediación: Es imprescindible que las partes afectadas resuelvan sus desavenencias directamente, permitiendo que cada uno exponga sus puntos de vista ante la dirección de la empresa. Es decir, realizaremos una negociación de los conflictos laborales y cómo los podemos resolver. Esto proporciona información de primera mano para la resolución del conflicto.

4️⃣ Tomar una decisión: La decisión debe procurar satisfacer, en la medida de lo posible, a ambas partes. En casos donde afecte exclusivamente a una de las partes, debe basarse en pruebas irrefutables.

5️⃣ Desarrollar un plan de acción: Este plan tiene como objetivo evitar la repetición de situaciones similares o promover mecanismos más efectivos para su resolución en el futuro.

6️⃣ Realizar un seguimiento: Una vez que se ha tomado una decisión y se ha implementado el plan de acción, es crucial realizar un seguimiento para evaluar su efectividad y realizar ajustes si es necesario. El seguimiento garantiza que la resolución del conflicto sea duradera y efectiva a largo plazo.

Es crucial destacar que adoptar una posición estática nunca es recomendable. La falta de acción ante los conflictos laborales sólo perpetúa el problema y lo agranda. Una vez que se hace evidente, resolverlo se vuelve más complicado. Por otro lado, es fundamental reconocer que no existen soluciones rápidas y simples para problemas complejos. La resolución de conflictos, especialmente cuando involucra sentimientos o emociones personales, puede llevar tiempo en situaciones complejas.

En conclusión, los conflictos laborales son inevitables en cualquier entorno empresarial debido a la diversidad de personalidades, valores y objetivos presentes en un equipo de trabajo. Si bien algunos de estos desacuerdos pueden surgir de manera imprevisible, la capacidad de gestionarlos de manera efectiva y proactiva se convierte en una habilidad esencial para el éxito de cualquier empresa. La resolución exitosa de conflictos no solo implica abordar las disputas de manera puntual, sino también implementar medidas preventivas y estrategias a largo plazo. La comprensión profunda de las causas, la comunicación abierta, la toma de decisiones justas y la implementación de planes de acción efectivos son elementos clave en el manejo eficiente de los conflictos laborales. 

El módulo de gestión de equipos de PayFit puede ayudar a tu empresa a prevenir y resolver conflictos laborales. Para ello, fomentar la comunicación y la colaboración entre empleados y superiores, establecer objetivos claros y concisos, y crear un ambiente de trabajo positivo es necesario. Por consiguiente, podemos afirmar que PayFit es la solución integral para prevenir y resolver conflictos laborales.

💻 ¿Quieres conocer más sobre todas nuestras funcionalidades? ¡No lo dudes! Y solicita una demostración gratuita con uno de nuestros expertos laborales

Automatiza la gestión de los RRHH de tu empresa con el software de PayFit
Otros artículos según tus gustos

Reclutamiento interno: el futuro para la captación del talento

Leer el artículo

El Comité de empresa en 2024

Leer el artículo

El finiquito por despido, ¿en qué consiste?

Leer el artículo

¿Finiquito en la baja voluntaria?

Leer el artículo

Registro retributivo: qué es y preguntas frecuentes

Leer el artículo

Paga por enfermedad crónica, ¿cómo se calcula?

Leer el artículo